El comienzo de un sueño

 

La Venta de Miyares en 2018
La Venta de Miyares en 2018

La primera vez que vimos fotos de La Venta de Miyares, fue en internet. La vendían a través de un portal inmobiliario muy conocido. Nos las enseñó, a mi marido y a mí,  mi cuñado un día que vino a casa a tomar café.

Majestuosa Fachada de Piedra

Nos maravilló la majestuosa fachada de piedra, su inmensa cocina,  el salón con sus muebles de época, el comedor con su lámpara de cristal y sus paredes pintadas como si fueran de madera, los suelos cerámicos, la gran escalera de madera que subía a la primera planta, los techos de algunas habitaciones con impresionantes  pinturas artísticas, la gran galería de madera que inundaba de luz la planta superior y sobre todo, verlo  como si los años no hubiesen pasado. Estaba todo tan bien conservado e intacto, que parecía que todavía vivían allí sus dueños indianos.

Miyares, pequeño pueblo en Asturias

A partir de ahí, comenzamos a investigar para saber dónde estaba exactamente. La localizamos a  través de un amigo, que tenía una agencia inmobiliaria en el oriente de Asturias. El lugar era Miyares, un pequeño pueblo asturiano  del concejo de Piloña, a los pies de la cara sur de la Sierra del Sueve, a 50 kilómetros de Oviedo y a 20 de Cangas de Onís y Covadonga.

Así  que un lluvioso y frío día de noviembre, nos presentamos ante su impresionante verja completamente cerrada. Como escribió Paulo Coelho en el Alquimista: “Cuando quieres algo, todo el universo conspira para que realices tu deseo” y eso fue exactamente lo que ocurrió.

Ese día hacía tanto frío, que después de estar en la puerta de la casa mirando desde fuera un buen rato, decidimos calentarnos en el pequeño bar del pueblo. Preguntamos a Pilar, la dueña, si conocía a los propietarios de la casa de indianos y no sólo los conocía, si no que tenía su teléfono.

Hablamos con Germán, uno de los dueños, y nos comentó que si queríamos verla, pidiésemos las llaves a Mino o a su nieta Lorena, que vivían enfrente. Y eso hicimos. Mino es un hombre que a pesar de su avanzada edad, tiene una prodigiosa memoria. Nos acompañó y guió en esta primera visita, contándonos anécdotas e historias interesantes sobre la casa y sus moradores que nos entusiasmaron. En ese momento nos enamoramos definitivamente de ella y decidimos intentar comprarla.

17 Agosto 2018

Después de arduas conversaciones con Germán y  Luisa, herederos directos de D. Fernando Pintueles, el indiano que mandó construir La Venta de Miyares en 1898, llegamos a un acuerdo muy interesante para nosotros y el 17 de agosto de 2018 nos convertimos en sus nuevos propietarios, dando comienzo a nuestro precioso sueño.