La Casa Pintueles – II

Elías Torre
Elías Torre en Ciales (Puerto Rico)

Cuando D. Fernando Pintueles proyectaba ampliar  sus negocios a principios del siglo XX,   aparició un hombre clave para el futuro de La Casa Pintueles: Elías Torre, otro asturiano que tuvo la suerte de ganar un premio en la lotería de Santo Domingo cuando trabajaba de dependiente en F. Pintueles & Cía y decidió invertir su dinero en la empresa, convirtiéndose de forma inmediata en socio de la misma y más tarde en yerno y sucesor de D. Fernando.

Elías Torre, otro indiano asturiano

Elías Torre era el hijo que D. Fernando hubiera querido tener: listo, educado, con visión de futuro y muy trabajador, en vez de Fernando, su verdadero y único hijo varón, que prefirió  disfrutar de la vida y dedicarse a otras cosas en Madrid, sin intención de trabajar en el negocio familiar.

Tal y como hizo en su momento D. Manuel Fernández con su primogénita Ricarda, con el fin de salvaguardar el futuro de su legado,  Fernando Pintueles concertó  el casamiento de su hija mayor, Ramona,  con Elías Torre en 1910.

Arriba y abajo

A partir de 1912, D. Fernando fue delegando la dirección de la empresa a su yerno. Con Elías Torre casi totalmente al timón, Fernando Pintueles pasaba mucho más tiempo en España, en La Venta de Miyares y sólo regresaba a Puerto Rico cada uno o dos años, para recoger sus ganancias.

Tras la primera guerra mundial las ganancias se multiplicaron, pero llegó 1918 y la gran depresión, que provocó la caída del mercado mundial y grandísimas pérdidas a la Casa Pintueles, ya que muchos de los pedidos se anularon y otros que ya estaban en marcha camino a sus destinos, se perdieron irremediablemente.

D. Fernando, a pesar de su edad, decidió volver a Ciales para ayudar a su yerno que estaba enfermo. Gracias a su determinación e inteligencia, pudo salvar la empresa de una bancarrota segura, aunque la Casa Pintueles ya no pudo recuperar  su esplendor de antaño.

El fin de la Casa Pintueles

Tiempo después, Fernando  Pintueles volvió a Miyares y  no regresó nunca más a Puerto Rico. Murió en La Venta en 1928.

Elías Torre,  muy delicado de salud, viajó  también a Miyares con su familia y mandó construir una preciosa casona muy cerca de la de su suegro, donde moriría pocos años después. http://casonasdeindianos.blogspot.com/2011/01/164-casa-de-elias-torre-miyares-pilona.html

La Casa Pintueles en Puerto Rico, quedó en manos de administradores  que no evitaron su caída y poco a poco fue desapareciendo.

En Ciales, hoy en día  aún quedan el pie algunos edificios, como la casa solariega, pero la mayoría se han derrumbado con los años o han sido destruidos.

Aquí acaba una parte de la historia de los primeros moradores de  La Venta de Miyares, pero la saga familiar continúa…